CAPACIDADES COMERCIALES PARA NO VENDEDORES

Todos somos vendedores. Sí, usted también, se lo aseguro. A fin de cuentas, ¿acaso un vendedor no es aquel que se especializa en las relaciones de intercambio? ¿Acaso no estamos todos, en mayor o menor medida, involucrados en este tipo de procesos? Lo cierto es que no es preciso ser un agente comercial, vendedor, responsable de cuentas, sales manager, viajante, delegado de ventas, etc, para que nuestra vida profesional y personal dependa en buena parte de nuestras habilidades para conseguir lo que queremos a cambio de algo.

A mi parecer, resulta evidente que gran parte de los éxitos o fracasos que cosechamos en la vida están directamente relacionados con nuestra habilidad para vender, es decir, nuestra capacidad de aunar un buen puñado de comportamientos y habilidades que incrementen nuestra capacidad de influenciar o incluso persuadir a los demás para que acepten nuestras propuestas, per se (no confundir con la interjección ¡perse!) o por su superioridad frente a otras opciones.

Conocer nuestro temperamento/comportamiento es una buena base para comenzar un proceso de mejora de nuestra comunicación y habilidades. El liderazgo entendido como capacidad para influir a los demás, es otra de las palancas que podemos accionar y que podemos mejorar implementando hábitos de efectividad.

Los 6 principios de la persuasión pueden sernos de gran ayuda:

  •     Coherencia
  •     Reciprocidad
  •     Escasez
  •     Agrado
  •     Autoridad 
  •     Prueba Social.

 

La próxima vez que tengas que enfrentarte a una situación en la que desees conseguir algo pon a prueba estas sencillas y probablemente centenarias recomendaciones:

1_ Sonrie. Sin pasarte, no se trata de parecer abducido. Busca cualquier justificación para que sea una sonrisa con fondo y autenticidad. Muestra aprecio. Puedes ser más cercano con las personas más emotivas (las que, si fueran aves, catalogarías como palomas o loros) y más directo con las más enfocadas a resultados (águilas y búhos).

2_ Afronta la situación con entusiasmo, nunca desde el victimismo. Enfócate en los intereses de la otra persona o puedes acabar hablando de repostería a un reciente diabético. Piensa en cual va a ser el precio, porque tangible o intangible, explícito o tácito, siempre hay un precio.

3_ No discutas. Si lo sabré yo. Las discusiones siempre se pierden, especialmente cuando se ganan. Nunca digas “te equivocas”, “eso no es así”. Muestra el máximo respeto por las opiniones de la otra parte.

4_ Asegúrate de conseguir unas cuantas respuestas afirmativas antes de plantear la pregunta definitiva. De paso, hazles sentir importantes o expertas.

5_ Sé un buen oyente practicando la escucha empática. Da muestras de estar captando el mensaje y de las emociones que subyacen.

6_ Invoca si es posible un propósito superior, el bien común, principios o valores.

Podríamos alargar mucho esta lista, pero si te interesa tu desarrollo profesional, si quieres ser un mejor vendedor, aunque no trabajes en el departamento de ventas, te recomiendo que reserves tu plaza en el programa “Ventas para no vendedores” que impartiré en Ibercide los días 7, 14 y 21 de junio de 17:00 a 19:00h. Tienes más información en este link.

Juan Díaz, coach de negocios en Impulso Coaching de Negocios