CAPACIDADES COMERCIALES PARA NO VENDEDORES

Todos somos vendedores. Sí, usted también, se lo aseguro. A fin de cuentas, ¿acaso un vendedor no es aquel que se especializa en las relaciones de intercambio? ¿Acaso no estamos todos, en mayor o menor medida, involucrados en este tipo de procesos? Lo cierto es que no es preciso ser un agente comercial, vendedor, responsable de cuentas, sales manager, viajante, delegado de ventas, etc, para que nuestra vida profesional y personal dependa en buena parte de nuestras habilidades para conseguir lo que queremos a cambio de algo.

A mi parecer, resulta evidente que gran parte de los éxitos o fracasos que cosechamos en la vida están directamente relacionados con nuestra habilidad para vender, es decir, nuestra capacidad de aunar un buen puñado de comportamientos y habilidades que incrementen nuestra capacidad de influenciar o incluso persuadir a los demás para que acepten nuestras propuestas, per se (no confundir con la interjección ¡perse!) o por su superioridad frente a otras opciones.

Conocer nuestro temperamento/comportamiento es una buena base para comenzar un proceso de mejora de nuestra comunicación y habilidades. El liderazgo entendido como capacidad para influir a los demás, es otra de las palancas que podemos accionar y que podemos mejorar implementando hábitos de efectividad.

Los 6 principios de la persuasión pueden sernos de gran ayuda:

  •     Coherencia
  •     Reciprocidad
  •     Escasez
  •     Agrado
  •     Autoridad 
  •     Prueba Social.

 

La próxima vez que tengas que enfrentarte a una situación en la que desees conseguir algo pon a prueba estas sencillas y probablemente centenarias recomendaciones:

1_ Sonrie. Sin pasarte, no se trata de parecer abducido. Busca cualquier justificación para que sea una sonrisa con fondo y autenticidad. Muestra aprecio. Puedes ser más cercano con las personas más emotivas (las que, si fueran aves, catalogarías como palomas o loros) y más directo con las más enfocadas a resultados (águilas y búhos).

2_ Afronta la situación con entusiasmo, nunca desde el victimismo. Enfócate en los intereses de la otra persona o puedes acabar hablando de repostería a un reciente diabético. Piensa en cual va a ser el precio, porque tangible o intangible, explícito o tácito, siempre hay un precio.

3_ No discutas. Si lo sabré yo. Las discusiones siempre se pierden, especialmente cuando se ganan. Nunca digas “te equivocas”, “eso no es así”. Muestra el máximo respeto por las opiniones de la otra parte.

4_ Asegúrate de conseguir unas cuantas respuestas afirmativas antes de plantear la pregunta definitiva. De paso, hazles sentir importantes o expertas.

5_ Sé un buen oyente practicando la escucha empática. Da muestras de estar captando el mensaje y de las emociones que subyacen.

6_ Invoca si es posible un propósito superior, el bien común, principios o valores.

Podríamos alargar mucho esta lista, pero si te interesa tu desarrollo profesional, si quieres ser un mejor vendedor, aunque no trabajes en el departamento de ventas, te recomiendo que reserves tu plaza en el programa “Ventas para no vendedores” que impartiré en Ibercide los días 17, 24 y 31 de mayo de 17:00 a 19:00h. Tienes más información en este link.

Juan Díaz, coach de negocios en Impulso Coaching de Negocios

¡HAZ COMO AMAZON!

Juan Antonio Díaz, Coach en Impulso Coaching de Negocios y Formador en liderazgo y productividad personal en Ibercide, reflexiona sobre estrategias de Amazon que puedes incorporar en tu empresa:


HÁBITOS EFICACES Y ORGANIZACIÓN DE TAREAS. EL MÉTODO HARADA

Te ayudamos a que alcances tu éxito.

Trata de imaginar una situación en la que has tenido un éxito apoteósico. La alegría, satisfacción, orgullo… es algo magnífico. Pues de esto se trata, de que te sientas así por haber conseguido tus objetivos.

Es posible. Se trata de trabajar nuestro “SER” y nuestro “HACER”, es decir, de convertirnos en la persona que debemos ser y de hacer lo que se debe hacer.

SER  x  HACER  = TENER

ACTITUD  x  APTITUD  =  RESULTADOS

Pero nada es gratis. Parafraseando a Jim Rohn, debemos elegir qué precio queremos pagar, el de la disciplina o el del arrepentimiento.

Si tú o el equipo de lideras, tenéis dificultades para alcanzar vuestros objetivos y no queréis pagar el precio del arrepentimiento os recomiendo el taller del método Harada que tendrá lugar en Ibercide el día 22 de marzo.

El método Harada es una de las mejores formas de desarrollar la disciplina necesaria para crearnos nuevos hábitos que nos lleven a mayores cotas de desempeño y a alcanzar nuestros objetivos. Es el método para desarrollarnos y desarrollar a nuestros equipos como personas autónomas y responsables.

Es el sistema que os permitirá llevar a cabo vuestras tareas de un modo efectivo.

A lo largo de 4 horas, podrás aprender sobre tus comportamientos, motivadores, hábitos de efectividad y estrategias de gestión de tareas y mantenimiento de hábitos. Además, tendrás  un coach para apoyarte.

Deja de dar vueltas a tus proyectos y hazlos realidad. Apúntate ya en el siguiente link y nos vemos el día 22.

https://obrasocial.ibercaja.es/iniciativa-emplea/zaragoza/taller-habitos-eficaces-y-organizacion-de-tareas-el-metodo-harada

P.D.: Si tienes dudas sobre si este taller es para ti, mándame un mensaje a juandiaz@impulsocoach.com y lo comentamos.

15 – Febrero: EL MÉTODO HARADA. Consigue tus objetivos profesionales

Dirigido a empresarios, directivos, gerentes, jefes de departamento, directores comerciales, responsables de equipos y profesionales interesados en rentabilizar la inversión de su tiempo.

4 horas de trabajo presencial y una sesión individual on line de 30 minutos para que:

  • Identifiques tu objetivo individual y asignar las acciones necesarias.
  • Aprendas a ser excelente en lo que haces y focalices tu meta.
  • Mejores tu disciplina para ser capaz de imponerte nuevos hábitos y rutinas.
  • Desarrolles trabajadores de alto rendimiento, habilidosos y responsables.
  • Uses las herramientas del método para rentabilizar tus acciones.

Incluye un test de comportamientos DISC y otro de motivadores, para profundizar en el autoconocimiento necesario y emprender con éxito este reto.

 

Fecha 15 de febrero

Horario: 17:00 / 21:00h.

Lugar: IBERCIDE, Ctra. Cogullada, 127, Zaragoza

Precio: 27€  (con Bonificación FUNDAE de – 52€)

Precio: 79€ + IVA (sin Bonificación FUNDAE)

Ponente:  JUAN ANTONIO DÍAZ

Inscripciones: Enviar datos a amparogimeno@impulsocoach.com

O directamente en el enlace de IBERCIDE

Gestión gratuita de Bonificación FUNDAE.

MUCHO MÁS QUE GESTIÓN DEL TIEMPO: Gestiona mejor tu vida!!!

A nadie sorprende que cuando hablamos de gestión del tiempo o de productividad personal aparezcan temas como la gestión de prioridades, la planificación, los hábitos de la efectividad, los sistemas de gestión de tareas o el uso de agendas y calendarios más o menos sofisticados.

Es por ello por lo que la mayoría de las recomendaciones y comentarios que los alumnos me envían al acabar las respectivas ediciones del curso de gestión del tiempo que imparto en Ibercide, hacen especial hincapié en otros temas menos evidentes, más sorprendentes y no tan ligados a la gestión del tiempo o, mejor dicho, a la gestión de tareas, sino a la gestión de uno mismo, a eso que damos en llamar liderazgo.

Desde el momento en que preparaba los materiales para la primera edición, tenía claro que debíamos hablar a los participantes de los distintos estilos de comportamiento existentes y ayudarles a identificar el suyo propio, pues, como en cualquier proceso de cambio o como para la preparación de cualquier viaje, lo primero es conocer el punto de partida.

El autoconocimiento que nos aporta el modelo de comportamientos DISC es excepcional y con cada edición del curso me parece aún más valioso que en la anterior. El ser capaces de distinguir entre nuestro comportamiento natural y nuestro comportamiento adaptado, el reconocernos como personas extrovertidas o introvertidas (nada que ver con la timidez) o como personas orientadas a las tareas u orientadas a las personas, nos permite, primero entendernos a nosotros mismos, por qué hacemos las cosas de la manera que las hacemos y luego entender mejor a los demás, juzgar menos y tratar de ser más adaptables para sintonizar mejor con ellos.

Conocer nuestro estilo de comportamiento DISC nos indica entre otras cosas:

  • Cuáles son nuestros particulares ladrones de tiempo
  • Cuáles son nuestras fortalezas y los riesgos de abusar de ellas
  • La forma de ser mucho más efectivos, por nosotros mismos y por la mejora de la de nuestras relaciones con los demás.

También el conocimiento del método Harada es una aportación que sorprende positivamente a los participantes:

  • Permite estructurar cualquier tipo de proyecto vital que desemboque en la consecución de algún tipo de objetivo importante, personal o profesional.
  • Desarrollar una serie de hábitos que les permitan mejorar las habilidades que previamente hayan definido, para sí mismos o para sus equipos.

Por último, otro de las características que más aprecian los participantes son las sesiones de seguimiento a medida de las necesidades y disponibilidad de cada cual. El la oportunidad para profundizar en aquellos temas que les parecen más relevantes o de adaptar los conocimientos a su realidad particular.

Todo esto y mucho más es lo que veremos a partir del próximo día 19 de enero en la 6ª edición del curso de gestión del tiempo y productividad personal “De Gracián a Harada”. Cualquier momento es bueno para emprender un proceso de aprendizaje o de mejora, pero ninguno mejor que el principio del año. Si quieres empezarlo aprendiendo a gestionarte mejor y a conseguir más, a mejorar tu gestión y tu liderazgo, ya puedes reservar plaza en este link

Te espero.

Juan Antonio Díaz, coach de negocios.

Completada 5ª ed. “Gestión del tiempo. Práctico y transformador”

En marcha la 6ª Edición del programa “Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada” En Impulso Zaragoza

 

El pasado 8 de noviembre, Juan Diaz comenzó a impartir la 5ª Edición del programa ‘Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada’ en Ibercide. Las personas que asisten en esta ocasión continuarán con el programa hasta el próximo día 29.

Debido a la naturaleza de esta actividad, solo se realiza con 10 participantes en cada edición porque los métodos y técnicas que aquí se adquieren requieren un trabajo y desarrollo individual y colectivo.

 

Hemos programado la 6º Edición para aquellas personas y empresas interesadas en realizarlo y que no han podido participar en las anteriores ediciones.

Aún estás a tiempo para ‘Gestionar tu tiempo’ de manera eminentemente efectiva.

El próximo día 19 de enero de 2018 dará comienzo la 6ª Edición del programa “Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada” en Zaragoza,.

Esta vez ¡No te quedes sin plaza! Más información AQUI

Productividad Personal: Efectividad más allá de la Gestión del Tiempo

Me encanta hablar de productividad personal porque estoy convencido de que tiene un impacto directo y positivo en nuestra felicidad, así lo indican muchos investigadores, de modo que si quieres ser un poco más feliz te recomiendo que sigas leyendo.

De los muchos conceptos que manejamos al hablar de productividad personal: objetivos, planificación, prioridades, proactividad, etc., hoy hablaré de uno de los más importantes, incluso me atrevería a decir, el más importante, y de alguna contradicción de lo más habitual que nos impide conseguir el máximo rendimiento cuantitativo y cualitativo.

Mann+Hummel, la empresa para la que trabajo la mayor parte de mi tiempo, utiliza el acrónimo FILTER para representar sus valores empresariales, siendo la primera letra la F de enFoque (Focus). No podría estar más de acuerdo en dar esta especial relevancia a este concepto, fundamental para el éxito de cualquier empresa y para el éxito personal.

Podemos decir que el enfoque consiste en dirigir toda nuestra atención a algo concreto, perfectamente delimitado. En el caso de Mann+Hummel se trata de filtración, de separar lo necesario de lo dañino, nada más y nada menos.

El enfoque en grado superlativo es lo que el investigador en psicología y sociología con el nombre más impronunciable del planeta, Mihaly Csikszentmihalyi, denomina estado de flujo o fluidez (Flow). Creo que todos hemos tenido alguna experiencia de este tipo, lo sabrás si en algún momento has estado tan inmerso en la tarea que estabas llevando a cabo que al mirar el reloj te has sorprendido de lo avanzado de la hora con esa sensación de que el tiempo ha pasado volando.

Alcanzar la fluidez depende de varios conceptos, por ejemplo, será más fácil cuanto más seductora o más identificados o comprometidos estemos con la tarea y más si contiene un cierto grado de dificultad. En cualquier caso, hay 2 que son fundamentales y que se deben procurar ineludiblemente:

·        Evitar las distracciones

·        Evitar las interrupciones.

 

 

Una importante consecuencia del estado de fluidez es que genera una gran satisfacción.

No se puede conseguir la fluidez si no estamos en un entorno apropiado, y por ello sigo sin entender por qué se siguen haciendo oficinas “open space” como norma general, esas oficinas abiertas donde un grupo de personas comparten un mismo espacio sin separación visual ni acústica. Sin duda son un lugar propicio para ponerse al día de las últimas tendencias de moda, eventos televisivos, la vida social de los compañeros y para demostrar al resto de inquilinos el magnífico acento de Clermont-Ferrand que gastamos al hablar con nuestros colegas del país vecino, a ser posible levantando la voz un poquito más de lo necesario. Apostaría que Ramón y Cajal no hubiera ganado el Nobel si hubiera tenido que trabajar en esas condiciones.

Ciertamente, existen trabajos cuya naturaleza los hace perfectamente compatibles con estas oficinas abiertas. En el ámbito de la creación de software y particularmente en los equipos que utilizan la metodología Scrum, puede ser beneficioso el mantener un contacto cuasi permanente con el resto de los miembros del equipo de desarrollo. También en entornos donde prima la creatividad, el contacto con los compañeros puede ayudar a promover la tan perseguida serendipia.

No trato de hacer una guía de aplicación de las oficinas abiertas, simplemente constato que lo que puede ser una herramienta muy interesante en situaciones particulares se tiende a usar como concepto general. Para mí, en aras de la productividad, el máximo enfoque y efectividad se conseguirán creando el ambiente propicio, que es, sencillamente, aquel en el que nos sea más fácil sumergirnos por completo en la tarea que queremos llevar a cabo, sin distracciones y sin interrupciones. De otro modo, será imposible dar lo mejor de nosotros mismos.

No se trata de hacer como J.K. Rowling, refugiándose en un hotel para conseguir el aislamiento necesario para terminar con éxito la saga de Harry Potter, pero sí de utilizar algún tipo de barrera física o acústica que nos aísle del entorno en la medida de lo posible. El cerebro lo agradece proporcionándonos una mayor capacidad de concentración y de aprehender conceptos nuevos y desarrollar habilidades.

Más sencillo aún es desconectar cualquier tipo de aviso o alarma en nuestro ordenador y sobre todo en nuestro móvil, el mundo seguirá allí aunque pases un par de horas sin consultar el estado de tus redes sociales, de tu correo electrónico o de cualquier tipo de mensajería instantánea, a no ser que seas el otro lobo de Wall Street o el equivalente ibérico de Gordon Gekko.

Es importante, porque al mantener largos periodos de enfoque, unas células del sistema nervioso central con el simpático nombre de oligodendrocitos, fabrican una especie de funda de un material llamado mielina alrededor de aquellas neuronas involucradas en procesos repetitivos, ayudando a que la transmisión de información sea hasta 100 veces más rápida de lo habitual. Es como añadir asfalto a lo bruto a una carretera secundaria para transformarla en una autopista de 6 carriles. Esto es lo que hace que con enfoque y repetición podamos mejorar gradualmente nuestras habilidades cognitivas.

Espero haber aclarado algo la importancia del enfoque y prometo que, a día de hoy, no tengo intereses en ninguna empresa de biombos, mamparas o similares, pero todo es cuestión de hablarlo.

Y si te interesa tu productividad personal o la de tu equipo te invitamos a asistir a la charla que impartiré el próximo día 25 de Octubre en Ibercide. Descubriremos más técnicas y hábitos para gestionar el tiempo de forma más eficaz. Más información aquí.

Juan Díaz, coach de negocios en Impulso Coaching de Negocios.

PRODUCTIVIDAD SIN ESTRÉS

Hace poco más de 10 años, Leo Babauta era un periodista estresado e infeliz. Sintiendo que su vida era un caos, decidió cambiar empezando por dejar de fumar. Poco después comenzó a correr y gracias a su determinación consiguió tiempo más tarde terminar su primera maratón. Entre tanto comenzó a preocuparse más por su alimentación, lo que le llevó a perder 20Kg.

Babauta descubrió el poder del enfoque, el tener un solo objetivo a la vez, lo que le llevó a conseguir nuevos triunfos personales uno tras otro, como correr 2 triatlones, quedar totalmente libre de deudas, poner en marcha un blog de éxito o escribir un libro. Hoy es un referente en el mundo empresarial en el ámbito de la productividad personal.

La clave de todo ello está, según explica en su libro “El poder de lo simple”, en simplificar.

“La simplicidad se reduce a dos cosas:

  • Identificar lo esencial
  • Eliminar el resto”

Parece una simpleza pero es un excelente punto de partida que invita a una profunda reflexión.

Lo siguiente es desarrollar hábitos saludables, aquellos que nos convierten en personas más aptas para conseguir nuestros objetivos.

Al igual que con los objetivos, el truco radica en implantar los hábitos uno a uno en lugar de buscar cambios drásticos que supongan un esfuerzo mayor de lo que nuestra voluntad puede gestionar.

A modo de ejemplo, yo no recomendaría a alguien que quisiera empezar a correr, que se lanzara al día siguiente si ello implica madrugar más de lo habitual. Tendrá más éxito si consigue madrugar durante 3 semanas y empieza a salir a correr en la cuarta. Primero nos creamos el hábito de madrugar. Una vez que ya no nos supone un esfuerzo podemos implementar el hábito de salir a correr.

Esto me lleva a hablar de los disparadores. Un disparador es algo que nos marca el momento de iniciar una acción. Por ejemplo, es evidente que tendré más probabilidades de llevar a cabo una tarea si pongo una alarma en mi teléfono que si simplemente confío en que la haré a una determinada hora. Sin embargo, una alarma no es el mejor disparador, excepto cuando uno está durmiendo. Los mejores disparadores para la acción son otras acciones.

Por ejemplo, Suena el despertador-> Te levantas-> Te tomas un vaso de agua-> Sales a correr-> Tomas una ducha-> Te vistes-> Desayunas->…

En el trabajo podría ser: Encender el ordenador-> colgar la chaqueta-> Comprobar el calendario-> Hacer la tarea más importante-> Comprobar y priorizar el correo electrónico-> Responder los correos de menos de 2 minutos-> Hacer un bloque de llamadas telefónicas-> Hacer la tarea más prioritaria->…

Como vemos, la finalización de cada tarea hace de disparador para que comience la siguiente.

Podemos identificar aquellas tareas susceptibles de hacer de disparador, como llegar a la oficina, tomar el café de media mañana, comer, reuniones periódicas y en general cualquier tarea que sea recurrente, tanto en casa como en el trabajo.

Leo Babauta es también el creador del ZTD o Zen to Done, un sistema de productividad personal que está incluido en nuestro Programa de Gestión del Tiempo “De Gracián a Harada” cuya quinta edición comienza el próximo 8 de noviembre. Si quieres mejorar tu desempeño o el de tu equipo y mejorar los resultados, ponte en contacto con la delegación de Impulso en Zaragoza amparogimeno@impulsocoach.com

Juan Diaz, coach de negocios en la delegación de Zaragoza de Impulso Coaching de Negocios.

ALGUNAS CLAVES SOBRE LA MOTIVACIÓN

Puedes  motivar a tu equipo de muchas formas diferentes pero el primer paso es conocerles muy bien. Después ya podrás poner en marcha algunas claves de las que trato en este artículo.

Creo que era a principios del 99. Yo andaba por el almacén de la planta que Cinram tenía en la localidad francesa de Saint Dié, en la zona de Los Vosgos, comprobando que todos y cada uno de los emplazamientos estaban correctamente etiquetados con los códigos de barras que nos permitirían poner la guinda del pastel al proceso de implementación el nuevo ERP, el sistema de gestión logística por radio frecuencia. Mi flamante Nokia 6110 sonó y al responder una voz me dijo: Juan, soy Lew, enhorabuena, habéis hecho un trabajo extraordinario.

Lew Ritchie, era el Vicepresidente y CFO del grupo y yo solo le había visto muy brevemente en una de mis visitas a la central en Toronto. Aunque la conversación telefónica no duró más de 2 o 3 minutos me marcó para siempre. Fue un sencillo y potente acto de liderazgo motivacional. Al acabarla yo estaba exultante, feliz y quería por todos los medios que la empresa en la que trabajaba se comiera el mundo.

También he conocido el desánimo y la frustración en otros momentos, así que voy a tratar de apuntar algunas claves que hacen la diferencia entre un extremo y otro.

Cuando Dave Locksley, el Director Global de I.T., me ofreció el puesto de jefe de proyecto, yo tenía muy poca experiencia en informática puesto que solo había colaborado en un proyecto similar en la planta de Zaragoza, aunque sí conocía bien los procesos internos al haber dirigido una pequeña planta similar en Madrid. La responsabilidad me parecía enorme y en aquella España de la “titulitis” me pareció necesario confesar que abandoné mi carrera universitaria antes de acabar el primer año. Dave me respondió “I don’t give a sh*t”, que debe significar en canadiense algo así como, “eso no es imprescindible”. Es decir, a pesar de mis debilidades me mostró su total confianza.

Me acababa de gastar un millón de pesetas en un master de Dirección de Marketing. Dave me dijo que podría volver cada jueves a Zaragoza para cursar el máster el viernes y sábado. Imaginad el coste del coche de alquiler a Barcelona, dos vuelos de ida y 80Km de taxi y lo mismo para la vuelta. Me hacía sentir importante.

Una vez en Saint Dié, tenía objetivos claros (medibles, acordados, relevantes, temporales y específicos), supervisar la instalación del hardware y formar a los “superusers” o usuarios clave y para ello disponía de una gran autonomía a la vez que un gran apoyo si era necesario, fundamentalmente de mi amigo Ron Mackenzie.

 

Ese apoyo hacía que el aprendizaje fuera una constante y ello me permitía sentir que cada día era más merecedor de la confianza que se había depositado en mí.

Mi opinión no siempre fue tenida en cuenta pero siempre se me escuchó mostrando interés. Tengo un aforismo para esto:

 

Líder es aquel que es sensible a nuestros intereses. No puede liderar quien no sabe escuchar.

 

El clima laboral era excelente y se notaba también al salir. Dice Alain Cardon, el gran experto en coaching de equipos, que si quieres relaciones excelentes dentro de tu equipo debes comenzar por enseñarles a ganar. Esa era la sensación, íbamos cada día al trabajo para conseguir victorias parciales que nos llevarían inevitablemente al éxito final.

Por último, todos sentíamos que formábamos parte de un gran equipo al servicio de un bien común, que era la modernización de los sistemas que permitirían a la empresa ser más competitivos y por ende garantizar el futuro de los más de 3.000 trabajadores que éramos.

Hay centenares de libros sobre motivación, así que no es mi intención condensar ni un ápice de toda esa sabiduría en un artículo como este. Sin embargo, estoy convencido de que, en un buen número de ocasiones, la falta de motivación y compromiso se pueden resolver con tan solo una o dos de las recetas aquí comentadas. Para empezar, apuesta por la escucha activa y el interés sincero.

Juan Díaz, coach de negocios en la delegación de Zaragoza de Impulso Coaching de Negocios.

Liderazgo, motivación y productividad personal

Juan Díaz, coach de negocios de Impulso Coaching de Negocios en la delegación de Zaragoza, nos habla de la importancia de ser eficaces para conseguir los objetivos planificados.

Esta eficacia se consigue:

  • Cultivando el liderazgo
  • Trabajando la motivación y el compromiso
  • Optimizando la productividad personal

Estos tres aspectos siempre se pueden y se deben mejorar en la gestión de una empresa competitiva. Te podemos ayudar a conseguirlo.