GESTIÓN DEL TIEMPO. Práctico y transformador. De Gracián a Harada

Juan Díaz, coach de negocios en la delegación de Zaragoza, imparte periodicamente en Ibercide y también  in-company en las empresas que lo solicitan, el programa:

Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada

A lo largo de 4 sesiones presenciales de 2 horas y apoyo “on-line” individual, conocerás los principales conceptos que te permitirán una óptima gestión de tu tiempo. De forma práctica, adquirirás herramientas orientadas a la consecución de tus objetivos, pero sobre todo conseguirás desarrollar hábitos fundamentales que te permitirán una mayor productividad y una mayor satisfacción personal.
Se trata de un método definitivo para llevar a cabo la implementación de las rutinas necesarias de un modo permanente y adaptado a cada participante.

Programa

Sesión 1:
  • Introducción al curso.
  • Motivaciones y comportamientos DISC.
  • Planificación, prioridades y enfoque.
  • Los paradigmas.
  • Los hábitos de la efectividad, el continuo de madurez.
A TRABAJAR
Detección de ladrones de tiempo.
Importancia vs Urgencia.
Loncheando el tiempo.
.
Sesión 2:
  • El sistema de productividad personal “Getting Things Done”.
  • Aplicaciones informáticas para gestión del tiempo. Outlook y Evernote.
A TRABAJAR
Captura permanente y listas.
Gestión del correo electrónico, tareas y calendarios.
.
Sesión 3:
  • El método Harada y la autonomía responsable.
  • El método Harada como marco de desarrollo personal y consecución de objetivos.
A TRABAJAR
Objetivo personal.
Test de habilidades para la autonomía responsable.
Áreas de influencia, diario y gestión de hábitos.
.
Sesión 4:
  • El método ZTD.
  • Puesta en común y retroalimentación.
  • Cierre del seminario.
A TRABAJAR
Los 10 mandamientos del ZTD.
Límites para maximizar nuestros resultados.
Creación de hábitos.
.
Puedes contactar con Amparo Gimeno amparogimeno@impulsocoach.com  o en el teléfono 661 420 826 para conocer las fechas de las próximas ediciones en Ibercide o las condiciones para realizarlo en tu empresa.

15 – Febrero: EL MÉTODO HARADA. Consigue tus objetivos profesionales

Dirigido a empresarios, directivos, gerentes, jefes de departamento, directores comerciales, responsables de equipos y profesionales interesados en rentabilizar la inversión de su tiempo.

4 horas de trabajo presencial y una sesión individual on line de 30 minutos para que:

  • Identifiques tu objetivo individual y asignar las acciones necesarias.
  • Aprendas a ser excelente en lo que haces y focalices tu meta.
  • Mejores tu disciplina para ser capaz de imponerte nuevos hábitos y rutinas.
  • Desarrolles trabajadores de alto rendimiento, habilidosos y responsables.
  • Uses las herramientas del método para rentabilizar tus acciones.

Incluye un test de comportamientos DISC y otro de motivadores, para profundizar en el autoconocimiento necesario y emprender con éxito este reto.

 

Fecha 15 de febrero

Horario: 17:00 / 21:00h.

Lugar: IBERCIDE, Ctra. Cogullada, 127, Zaragoza

Precio: 27€  (con Bonificación FUNDAE de – 52€)

Precio: 79€ + IVA (sin Bonificación FUNDAE)

Ponente:  JUAN ANTONIO DÍAZ

Inscripciones: Enviar datos a amparogimeno@impulsocoach.com

O directamente en el enlace de IBERCIDE

Gestión gratuita de Bonificación FUNDAE.

MUCHO MÁS QUE GESTIÓN DEL TIEMPO: Gestiona mejor tu vida!!!

A nadie sorprende que cuando hablamos de gestión del tiempo o de productividad personal aparezcan temas como la gestión de prioridades, la planificación, los hábitos de la efectividad, los sistemas de gestión de tareas o el uso de agendas y calendarios más o menos sofisticados.

Es por ello por lo que la mayoría de las recomendaciones y comentarios que los alumnos me envían al acabar las respectivas ediciones del curso de gestión del tiempo que imparto en Ibercide, hacen especial hincapié en otros temas menos evidentes, más sorprendentes y no tan ligados a la gestión del tiempo o, mejor dicho, a la gestión de tareas, sino a la gestión de uno mismo, a eso que damos en llamar liderazgo.

Desde el momento en que preparaba los materiales para la primera edición, tenía claro que debíamos hablar a los participantes de los distintos estilos de comportamiento existentes y ayudarles a identificar el suyo propio, pues, como en cualquier proceso de cambio o como para la preparación de cualquier viaje, lo primero es conocer el punto de partida.

El autoconocimiento que nos aporta el modelo de comportamientos DISC es excepcional y con cada edición del curso me parece aún más valioso que en la anterior. El ser capaces de distinguir entre nuestro comportamiento natural y nuestro comportamiento adaptado, el reconocernos como personas extrovertidas o introvertidas (nada que ver con la timidez) o como personas orientadas a las tareas u orientadas a las personas, nos permite, primero entendernos a nosotros mismos, por qué hacemos las cosas de la manera que las hacemos y luego entender mejor a los demás, juzgar menos y tratar de ser más adaptables para sintonizar mejor con ellos.

Conocer nuestro estilo de comportamiento DISC nos indica entre otras cosas:

  • Cuáles son nuestros particulares ladrones de tiempo
  • Cuáles son nuestras fortalezas y los riesgos de abusar de ellas
  • La forma de ser mucho más efectivos, por nosotros mismos y por la mejora de la de nuestras relaciones con los demás.

También el conocimiento del método Harada es una aportación que sorprende positivamente a los participantes:

  • Permite estructurar cualquier tipo de proyecto vital que desemboque en la consecución de algún tipo de objetivo importante, personal o profesional.
  • Desarrollar una serie de hábitos que les permitan mejorar las habilidades que previamente hayan definido, para sí mismos o para sus equipos.

Por último, otro de las características que más aprecian los participantes son las sesiones de seguimiento a medida de las necesidades y disponibilidad de cada cual. El la oportunidad para profundizar en aquellos temas que les parecen más relevantes o de adaptar los conocimientos a su realidad particular.

Todo esto y mucho más es lo que veremos a partir del próximo día 19 de enero en la 6ª edición del curso de gestión del tiempo y productividad personal “De Gracián a Harada”. Cualquier momento es bueno para emprender un proceso de aprendizaje o de mejora, pero ninguno mejor que el principio del año. Si quieres empezarlo aprendiendo a gestionarte mejor y a conseguir más, a mejorar tu gestión y tu liderazgo, ya puedes reservar plaza en este link

Te espero.

Juan Antonio Díaz, coach de negocios.

Completada 5ª ed. “Gestión del tiempo. Práctico y transformador”

En marcha la 6ª Edición del programa “Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada” En Impulso Zaragoza

 

El pasado 8 de noviembre, Juan Diaz comenzó a impartir la 5ª Edición del programa ‘Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada’ en Ibercide. Las personas que asisten en esta ocasión continuarán con el programa hasta el próximo día 29.

Debido a la naturaleza de esta actividad, solo se realiza con 10 participantes en cada edición porque los métodos y técnicas que aquí se adquieren requieren un trabajo y desarrollo individual y colectivo.

 

Hemos programado la 6º Edición para aquellas personas y empresas interesadas en realizarlo y que no han podido participar en las anteriores ediciones.

Aún estás a tiempo para ‘Gestionar tu tiempo’ de manera eminentemente efectiva.

El próximo día 19 de enero de 2018 dará comienzo la 6ª Edición del programa “Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada” en Zaragoza,.

Esta vez ¡No te quedes sin plaza! Más información AQUI

Productividad Personal: Efectividad más allá de la Gestión del Tiempo

Me encanta hablar de productividad personal porque estoy convencido de que tiene un impacto directo y positivo en nuestra felicidad, así lo indican muchos investigadores, de modo que si quieres ser un poco más feliz te recomiendo que sigas leyendo.

De los muchos conceptos que manejamos al hablar de productividad personal: objetivos, planificación, prioridades, proactividad, etc., hoy hablaré de uno de los más importantes, incluso me atrevería a decir, el más importante, y de alguna contradicción de lo más habitual que nos impide conseguir el máximo rendimiento cuantitativo y cualitativo.

Mann+Hummel, la empresa para la que trabajo la mayor parte de mi tiempo, utiliza el acrónimo FILTER para representar sus valores empresariales, siendo la primera letra la F de enFoque (Focus). No podría estar más de acuerdo en dar esta especial relevancia a este concepto, fundamental para el éxito de cualquier empresa y para el éxito personal.

Podemos decir que el enfoque consiste en dirigir toda nuestra atención a algo concreto, perfectamente delimitado. En el caso de Mann+Hummel se trata de filtración, de separar lo necesario de lo dañino, nada más y nada menos.

El enfoque en grado superlativo es lo que el investigador en psicología y sociología con el nombre más impronunciable del planeta, Mihaly Csikszentmihalyi, denomina estado de flujo o fluidez (Flow). Creo que todos hemos tenido alguna experiencia de este tipo, lo sabrás si en algún momento has estado tan inmerso en la tarea que estabas llevando a cabo que al mirar el reloj te has sorprendido de lo avanzado de la hora con esa sensación de que el tiempo ha pasado volando.

Alcanzar la fluidez depende de varios conceptos, por ejemplo, será más fácil cuanto más seductora o más identificados o comprometidos estemos con la tarea y más si contiene un cierto grado de dificultad. En cualquier caso, hay 2 que son fundamentales y que se deben procurar ineludiblemente:

·        Evitar las distracciones

·        Evitar las interrupciones.

 

 

Una importante consecuencia del estado de fluidez es que genera una gran satisfacción.

No se puede conseguir la fluidez si no estamos en un entorno apropiado, y por ello sigo sin entender por qué se siguen haciendo oficinas “open space” como norma general, esas oficinas abiertas donde un grupo de personas comparten un mismo espacio sin separación visual ni acústica. Sin duda son un lugar propicio para ponerse al día de las últimas tendencias de moda, eventos televisivos, la vida social de los compañeros y para demostrar al resto de inquilinos el magnífico acento de Clermont-Ferrand que gastamos al hablar con nuestros colegas del país vecino, a ser posible levantando la voz un poquito más de lo necesario. Apostaría que Ramón y Cajal no hubiera ganado el Nobel si hubiera tenido que trabajar en esas condiciones.

Ciertamente, existen trabajos cuya naturaleza los hace perfectamente compatibles con estas oficinas abiertas. En el ámbito de la creación de software y particularmente en los equipos que utilizan la metodología Scrum, puede ser beneficioso el mantener un contacto cuasi permanente con el resto de los miembros del equipo de desarrollo. También en entornos donde prima la creatividad, el contacto con los compañeros puede ayudar a promover la tan perseguida serendipia.

No trato de hacer una guía de aplicación de las oficinas abiertas, simplemente constato que lo que puede ser una herramienta muy interesante en situaciones particulares se tiende a usar como concepto general. Para mí, en aras de la productividad, el máximo enfoque y efectividad se conseguirán creando el ambiente propicio, que es, sencillamente, aquel en el que nos sea más fácil sumergirnos por completo en la tarea que queremos llevar a cabo, sin distracciones y sin interrupciones. De otro modo, será imposible dar lo mejor de nosotros mismos.

No se trata de hacer como J.K. Rowling, refugiándose en un hotel para conseguir el aislamiento necesario para terminar con éxito la saga de Harry Potter, pero sí de utilizar algún tipo de barrera física o acústica que nos aísle del entorno en la medida de lo posible. El cerebro lo agradece proporcionándonos una mayor capacidad de concentración y de aprehender conceptos nuevos y desarrollar habilidades.

Más sencillo aún es desconectar cualquier tipo de aviso o alarma en nuestro ordenador y sobre todo en nuestro móvil, el mundo seguirá allí aunque pases un par de horas sin consultar el estado de tus redes sociales, de tu correo electrónico o de cualquier tipo de mensajería instantánea, a no ser que seas el otro lobo de Wall Street o el equivalente ibérico de Gordon Gekko.

Es importante, porque al mantener largos periodos de enfoque, unas células del sistema nervioso central con el simpático nombre de oligodendrocitos, fabrican una especie de funda de un material llamado mielina alrededor de aquellas neuronas involucradas en procesos repetitivos, ayudando a que la transmisión de información sea hasta 100 veces más rápida de lo habitual. Es como añadir asfalto a lo bruto a una carretera secundaria para transformarla en una autopista de 6 carriles. Esto es lo que hace que con enfoque y repetición podamos mejorar gradualmente nuestras habilidades cognitivas.

Espero haber aclarado algo la importancia del enfoque y prometo que, a día de hoy, no tengo intereses en ninguna empresa de biombos, mamparas o similares, pero todo es cuestión de hablarlo.

Y si te interesa tu productividad personal o la de tu equipo te invitamos a asistir a la charla que impartiré el próximo día 25 de Octubre en Ibercide. Descubriremos más técnicas y hábitos para gestionar el tiempo de forma más eficaz. Más información aquí.

Juan Díaz, coach de negocios en Impulso Coaching de Negocios.

PRODUCTIVIDAD SIN ESTRÉS

Hace poco más de 10 años, Leo Babauta era un periodista estresado e infeliz. Sintiendo que su vida era un caos, decidió cambiar empezando por dejar de fumar. Poco después comenzó a correr y gracias a su determinación consiguió tiempo más tarde terminar su primera maratón. Entre tanto comenzó a preocuparse más por su alimentación, lo que le llevó a perder 20Kg.

Babauta descubrió el poder del enfoque, el tener un solo objetivo a la vez, lo que le llevó a conseguir nuevos triunfos personales uno tras otro, como correr 2 triatlones, quedar totalmente libre de deudas, poner en marcha un blog de éxito o escribir un libro. Hoy es un referente en el mundo empresarial en el ámbito de la productividad personal.

La clave de todo ello está, según explica en su libro “El poder de lo simple”, en simplificar.

“La simplicidad se reduce a dos cosas:

  • Identificar lo esencial
  • Eliminar el resto”

Parece una simpleza pero es un excelente punto de partida que invita a una profunda reflexión.

Lo siguiente es desarrollar hábitos saludables, aquellos que nos convierten en personas más aptas para conseguir nuestros objetivos.

Al igual que con los objetivos, el truco radica en implantar los hábitos uno a uno en lugar de buscar cambios drásticos que supongan un esfuerzo mayor de lo que nuestra voluntad puede gestionar.

A modo de ejemplo, yo no recomendaría a alguien que quisiera empezar a correr, que se lanzara al día siguiente si ello implica madrugar más de lo habitual. Tendrá más éxito si consigue madrugar durante 3 semanas y empieza a salir a correr en la cuarta. Primero nos creamos el hábito de madrugar. Una vez que ya no nos supone un esfuerzo podemos implementar el hábito de salir a correr.

Esto me lleva a hablar de los disparadores. Un disparador es algo que nos marca el momento de iniciar una acción. Por ejemplo, es evidente que tendré más probabilidades de llevar a cabo una tarea si pongo una alarma en mi teléfono que si simplemente confío en que la haré a una determinada hora. Sin embargo, una alarma no es el mejor disparador, excepto cuando uno está durmiendo. Los mejores disparadores para la acción son otras acciones.

Por ejemplo, Suena el despertador-> Te levantas-> Te tomas un vaso de agua-> Sales a correr-> Tomas una ducha-> Te vistes-> Desayunas->…

En el trabajo podría ser: Encender el ordenador-> colgar la chaqueta-> Comprobar el calendario-> Hacer la tarea más importante-> Comprobar y priorizar el correo electrónico-> Responder los correos de menos de 2 minutos-> Hacer un bloque de llamadas telefónicas-> Hacer la tarea más prioritaria->…

Como vemos, la finalización de cada tarea hace de disparador para que comience la siguiente.

Podemos identificar aquellas tareas susceptibles de hacer de disparador, como llegar a la oficina, tomar el café de media mañana, comer, reuniones periódicas y en general cualquier tarea que sea recurrente, tanto en casa como en el trabajo.

Leo Babauta es también el creador del ZTD o Zen to Done, un sistema de productividad personal que está incluido en nuestro Programa de Gestión del Tiempo “De Gracián a Harada” cuya quinta edición comienza el próximo 8 de noviembre. Si quieres mejorar tu desempeño o el de tu equipo y mejorar los resultados, ponte en contacto con la delegación de Impulso en Zaragoza amparogimeno@impulsocoach.com

Juan Diaz, coach de negocios en la delegación de Zaragoza de Impulso Coaching de Negocios.

TESTIMONIOS DE PARTICIPANTES “GESTIÓN DEL TIEMPO. DE GRACIAN A HARADA”

IMG-20160615-WA0002“Me ha encantado el curso.

Es estupendo poder empezar a utilizar lo que se aprende tras la primera clase. Comencé a aplicarlo al día siguiente y mis compañeros ya me dijeron que qué había pasado y con una amplia sonrisa les dije: “el curso de gestión del tiempo”.

Además de organizarme mejor desde el primer momento, me ayuda a enfocar mi vida personal, profesional y a sacarle jugo a cada momento. Para mí no es sólo un curso de “gestión del tiempo”, aunque así se titula, es una gestión completa y revisable de uno mismo que comienza hoy y, si quieres, no acaba nunca.

Un saludo y muchas gracias”.  Ruth del Río  Resp. RRHH, IT y Calidad. Lapasion Internacional S.A.

 

“Me ha gustado mucho el curso de gestión del tiempo. Realmente lo he encontrado muy útil tanto para el ámbito profesional como personal. Además puedes empezar a aplicar lo aprendido desde el primer día por lo que empiezas a notar resultados desde el primer momento.

Es un curso donde aprendes, entre otras cosas, a crear tus propios hábitos, mejorar tu concentración, marcar prioridades en tu día a día, saber delegar tareas al resto de tu equipo…

Sinceramente pienso que a partir de ahora podré optimizar mi tiempo mucho mejor de lo que lo hacía hasta este momento, con lo que estoy segura que mi trabajo será más productivo y mi tiempo personal también mejor aprovechado. Además, también ayuda a rebajar notablemente el estrés diario al que estamos sometidos ya que una agenda bien organizada nos evita muchos imprevistos. Un curso sin duda muy recomendable.” Fátima Berges  |  Aramark

“Recomiendo este curso 100%. Es muy interesante la información que te da sobre uno mismo, y sobre todo muy útil  para entender nuestros comportamientos. Además, Juan tiene un trato muy cercano y personalizado con cada uno de nosotros. Su acompañamiento y dedicación hacia nosotros es continua en todo momento. A mi me ha ayudado mucho a tener una gran conciencia sobre mi misma, y saber que es lo que quiero e ir a por ello. Es increíble como desde el primer día noté un gran cambio, siendo más productiva y eficaz con mis tareas, y sin tener tiempos donde me disperse, manteniendo mi foco en lo importante.

Gracias por todo. Un abrazo grande.” Rebecca Bona, Profesional independiente.

 

“Agradecerte tu dedicación con nosotros durante estas semanas, nos ha servido de mucho todas las experiencias que has compartido durante estos miércoles, hemos aprendido un montón de cosas a nivel teórico y práctico.

Animo a todas las personas que tienen la sensación de que les faltan horas a lo largo del día, en sus trabajos y empresas a que prueben a realizar este curso que imparte Juan Antonio Diaz de una manera muy clara, práctica y humana. Y espero que compartáis mi sensación final tras haberlo realizado, que se puede ser más feliz tanto laboralmente como a nivel personal implantando unos sencillos hábitos  en tu vida .” Javier Gómez, gerente de ComeJamón

 

“Enhorabuena por el curso!! Para mí ha sido muy constructivo e interesante.  Le voy a sacar mucho partido.”  Carlos Bermejo, Responsable Comercial de Roldon S.L.

 

“El curso de gestión del tiempo impartido por Juan Díaz me ha sorprendido por la influencia que está adquiriendo en mi vida. Un kit-kat administrado en píldoras que me ha permitido resetear todo lo establecido y replantearme desde cero desde lo más obvio a lo más complicado, pero lo mejor de este curso ha sido aprender a valorar nuestra mayor riqueza: el tiempo. Muchas gracias por el curso” Jose Bailach, Project Management de  Metro7

 

“El curso de gestión de tiempo, ha sido muy satisfactorio, tanto para nivel personal como profesional, te hace recapacitar en que siguiendo un método, es mas fácil focalizar las tareas y no ir arrastrado por el día a día. Te imparten las mejores recomendaciones de métodos existentes, como aplicaciones para llevarlo a cabo, es muy recomendable para todo aquel que se sienta un malabarista del tiempo.” Daniel Aparicio, Construcción y Gestión energética de Metro7

 

“Para mi sinceramente el curso ha sido muy interesante. Me ha sorprendido y ha superado notablemente las expectativas que tenía.”  Rubén de la Rubia, Ingeniero, Automatización de Sistemas y Aplicaciones Industriales, ASAI.

 

“Como ya te comenté telefónicamente, el curso ha sido muy útil. En mi caso valoro especialmente el formato de horario (de 8 a 9), espero que el centro continúe con ese esquema que permite llegar al trabajo a primera hora.

Enhorabuena, un saludo”  Francisco Gabás, Socio en CGM AUDITORES

 

“Durante el curso he descubierto que pequeños cambios puedan desembocar en grandes resultados. Gracias al conocimiento que ha compartido Juan, he conseguido adoptar cambios en mi vida que me hacen más eficiente. Ahora tengo de la información necesaria y  dispongo de un método claro y sencillo para caminar con paso firma hacia  mis objetivos.

Juan ha sido un ponente conciso y profesional y me ha encantado su disponibilidad y cercanía en todo  momento. Ha sido un placer, la verdad.”  Chabi Sánchez – Coach Deportivo. Director técnico Club Deportivo Kumgan

 

Comenzamos la 6ª edición de “Programa Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada”  el próximo  19 de enero en IBERCIDE.

SOLO  10  PLAZAS DISPONIBLES

EL PRINCIPIO 80-20, EL PRINCIPIO 90-10 Y LA REVELACIÓN DE STURGEON.

Decir que en el mundo no abundan los principios no es ninguna revelación, más bien se trata del pan nuestro de cada día ¿verdad?. Como el tema de los principios morales es demasiado serio para afrontarlo un domingo por la tarde y parafraseando a Groucho, si no apetece hablar de principios morales… tengo otros, así que me limitaré a comentar los 2 principios arriba mencionados desde una perspectiva seudocientífica-lúdico-festiva y sin salir de uno de mis campos de actuación en el mundo del coaching empresarial, concretamente el de la productividad personal. La revelación la dejamos para el final.

pareto

Todo el mundo conoce el principio 80-20 o principio de Pareto.Enuncia que con frecuencia la sociedad se divide en proporciones 80-20. Pareto, descubrió que un 20% de los propietarios de tierras poseía el 80% de estas mientras el 80% restante solo sumaban un 20%. Se supone que aplica a infinidad de asuntos, como que un 20% de los clientes generen el 80% de la facturación.

 

La verdad es que el Principio de Pareto no funciona así, es lo que tiene generalizar. Por poner un ejemplo, en España se estima que un 6-7% de la población posee el 93-94% de la riqueza. ¿Cómo se te queda el cuerpo?.

 

90-10coveyEl principio 90-10 está enunciado por Stephen Covey como ejemplo de proactividad y afirma que el 90% de lo que nos sucede está determinado por la forma en que reaccionamos al restante 10%.

Ojalá. Lo cierto es que la vida es por momentos bastante puñetera y se encarga de desmentir este bonito principio con demasiada frecuencia. Evitaré poner ejemplos, prefiero mantenerme en tono lúdico, como digo, es domingo.

 

Ahora es cuando viene la revelación.

La revelación de Sturgeon dice, en resumidas cuentas, que el 90% de todo es… ¡basura!

En algunos momentos podría parecerlo, pero no, estoy convencido de que esto tampoco es así.

¿Y qué cesta podemos hacer con estos mimbres?

El 90% de todo no es basura, ni muchísimo menos, pero sí hay una tendencia a ocupar nuestro tiempo con basura en un porcentaje excesivamente elevado. Y el tiempo es vida.

Los españoles ven una media de 4 horas diarias de televisión (es que al 42% de los españoles no les gusta leer), miramos el móvil unas 150 veces al día y navegamos sin destino concreto por internet o las redes sociales otro buen rato. Digo yo que algo sí podríamos mejorar.

El principio 90-10 es en realidad algo que debería enseñarse en las escuelas. Lo de menos son los porcentajes, lo importante es saber que tenemos tendencia a ser esclavos de nuestras emociones y que estas nos empujan a tomar con cierta frecuencia la peor de las respuestas, aquella que condicionará nuestro futuro y lo llenará de basura. La solución es la proactividad, la respuesta razonada en todo momento frente a la respuesta automática y emocional.

Por último, volviendo al señor Pareto, debemos de nuevo olvidarnos de porcentajes y centrarnos en la relación muchos-poco y pocos-mucho. Al igual que abrazar a un hijo es una mínima inversión de tiempo con una elevadísima rentabilidad en forma de amor, podemos tomar conciencia de cuales son aquellas actividades que precisando menos tiempo nos brindan unos resultados más satisfactorios, para poder tratar de aumentar dichos resultados aumentando el tiempo dedicado. Y por el contrario, dedicar menos tiempo a aquellas tareas que nos proporcionan unos resultados más decepcionantes. Descubrir esta relación en los diferentes usos de nuestro tiempo es el mejor principio para alcanzar un nivel satisfactorio de productividad personal.agenda

Si te interesa la productividad personal, apúntate, sin ningún tipo de compromiso, a la sesión de presentación que haremos vía webinar el próximo jueves día 9 de marzo del curso de gestión del tiempo “De Gracián a Harada”.

Pulsa aquí para más información.

Juan  Díaz, coach de negocios en Delegación de Zaragoza de Impulso Coaching de Negocios.

PRODUCTIVIDAD Y ENCABEZADOS ENGAÑOSOS

Ayer leí un artículo de Henry Cloud publicado en   success.com    titulado “Todo lo que sabes sobre Getting Things Done es erróneo”. Mas matao Henry Cloud, con lo que a mí me gustaba contarle a la gente las bondades de este sistema de productividad y resulta que está todo mal.

Afortunadamente, tras leer el artículo, uno descubre que no se trata de que en el GTD, el sistema de productividad personal más usado del mundo, esté todo mal, ni siquiera un poco mal. De hecho está muy bien, lo que pasa es que, según el autor, hay personas que consiguen que las cosas se hagan sin necesidad de seguir el sistema. Aaaah!, o sea que se trata de otro de esos títulos de llamar la atención y donde dije “digo” digo “Diego”… muy listo este Henry Cloud (desde el cariño, of course).

Productividad Juan

Como a todo hay que verle el lado positivo, el señor Cloud dice unas cuantas cosas que pueden parecer obvias y sin embargo merecen reflexión:

  1. Atiende a lo importante
  2. Desecha lo no importante
  3. Enfócate en lo importante hasta que esté acabado.

Suena bastante a otro de los gurús de la productividad personal, concretamente a Leo Babauta, cuando en su sistema ZTD (Zen To Done) recomienda simplificar diciendo,

La simplicidad de reduce a dos cosas:

  1. Enfócate en lo importante
  2. Elimina el resto

En resumen, según Cloud, algunas personas no necesitan un sistema como GTD porque son capaces de enfocarse en lo que es verdaderamente importante y no se distraen con las cosas menos importantes.

Digo yo, que si tu lista de tareas se compone de 3 cosas puedes vivir sin GTD, sin ZTD, sin estrés y sobre todo sin necesidad de leer dicho artículo, pero para el común de los mortales, para cualquiera que tenga un objetivo medianamente complejo, conocer estos sistemas de productividad u otros como el método Harada, suponen habitualmente un cambio radical en la relación con nuestras tareas, aportando claridad, control y consiguiendo una mayor efectividad, siempre y cuando se posea la motivación y el compromiso necesarios.

Si quieres aprender sobre efectividad, GTD, ZTD y método Harada, te recomiendo que te apuntes a la 4ª edición del “Programa Gestión del tiempo. Práctico y transformador. De Gracián a Harada.”

Comenzamos el día 8 de Noviembre bajo el auspicio de Ibercide, el centro de desarrollo empresarial de Ibercaja. Te espero.

 

Juan  Díaz, coach de negocios en Delegación de Zaragoza de Impulso Coaching de Negocios.

LOS 7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA SEGÚN BALTASAR GRACIÁN.

Si hay un libro de desarrollo personal que recomiendo a mis alumnos del programa de Gestión del Tiempo “De Gracián a Harada” que organiza Ibercide o a cualquier desprevenido que se cruce en mi camino, este es “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen Covey. Aunque apareció ya en 1989 sigue estando totalmente vigente y me parece una guía fabulosa para cambiar a mejor la vida de cualquiera.tiempo

Casualmente, este verano, en Finlandia, pudimos pasar una jornada con nuestra amiga Paula, responsable de operaciones en dicho país de la multinacional Opus Capita, y al comentarle que estoy escribiendo un manual de productividad personal salió a colación el libro de Covey.

-Espera un momento- me dijo. Se fue hasta el coche y volvió con él en la mano. -Precisamente lo estoy releyendo estos días-.

Una semana más tarde, en casa de una recién nombrada vicepresidenta de Nokia, también pude verlo en primer plano de su biblioteca. Algo tendrá el agua cuando la bendicen, máxime teniendo en cuenta que se han vendido decenas de millones de ejemplares.

El hilo conductor de este libro es un esquema que Covey llama continuo de madurez y que integra estos 7 hábitos para la efectividad. Imaginemos la efectividad como una torre de 2 pisos con tres tramos de escalera cada uno. Cada tramo de escalera es un hábito te que lleva al siguiente. Los tres primeros tramos/hábitos:

  • Proactividad (cierto tipo de autocontrol),
  • Empezar con un fin en mente
  • Primero lo primero,

Te llevan al primer piso, el de la INDEPENDENCIA. Llegar hasta allí es lo que Covey llama la victoria privada, ya que se trata de hábitos que afectan exclusivamente a uno mismo.

Los tres tramos siguientes:

  • Pensar ganar-ganar
  • Primero entender luego ser entendido
  • Sinergizar

Te llevan a lo alto de la torre, al nivel de la INTERDEPENDENCIA. Conseguir llegar allí es la victoria pública, pues se trata de hábitos de relación con los demás.

Existe un séptimo hábito, el de afilar la sierra, el trabajo de mantenimiento físico e intelectual que permite que los otros 6 hábitos sean sostenibles en el tiempo.

El caso es, que aprovechando la época estival y a modo de divertimento, me ha apetecido emular a Covey usando los textos de otro protagonista de mi curso, el filósofo-sabio aragonés Baltasar Gracián. Gracián tiene la ventaja de que su prosa está llena de aforismos y por tanto se pueden descontextualizar sin que pierdan sentido y muchos de ellos encajan sorprendentemente bien en algunos de los conceptos de Covey a pesar de los aproximadamente 350 años que los separan.

Esta es mi propuesta de los 7 hábitos de la gente altamente efectiva según Baltasar Gracián.

Hábito 1: Hombre inapasionable, prenda de la mayor alteza de ánimo.

Su misma superioridad le redime de la sujeción a peregrinas vulgares impresiones. No hay mayor señorío que el de sí mismo, de sus afectos, que llega a ser triunfo del albedrío. Y cuando la pasión ocupare lo personal, no se atreva al oficio, y menos cuanto fuere más: culto modo de ahorrar disgustos y aún de atajar para la reputación.

Nunca descomponerse. Gran asunto de la cordura, nunca desbaratarse: mucho hombre arguye, de corazón coronado, porque toda magnanimidad es dificultosa de conmoverse. Son las pasiones, los humores del ánimo y cualquier exceso en ellas causa indisposición de cordura; y si el mal saliere a la boca, peligrará la reputación. Sea, pues, tan señor de sí, y tan grande, que ni en lo más próspero, ni en lo más adverso pueda alguno censurarle perturbado, sí admirarle superior.

Nunca obrar apasionado, todo lo errará. No obre por sí quien no está en sí, y la pasión siempre destierra la razón. Sustituya entonces un tercero prudente, que lo será si desapasionado. Siempre ven más los que miran que los que juegan, porque no se apasionan (En la época de Gracián no existía el fútbol).

La libertad consiste en poder hacer lo que se debe hacer.

Hábito 2: Algunos obran y después piensan.

Aquello más es buscar excusas que consecuencias; otros ni antes ni después. Toda la vida ha de ser pensar para acertar el rumbo.

pensar     Hacer concepto. Y más de lo que importa más. No pensando se pierden todos los necios: nunca conciben en las cosas la mitad; y como no perciben el daño, o la conveniencia, tampoco aplican la diligencia.

 

Hábito 3: Pensar anticipado: hoy para mañana, y aun para muchos días.

La mayor providencia es tener horas de ella; para prevenidos no hay acasos, ni para apercibidos aprietos. No se ha de aguardar el discurrir para el ahogo, y ha de ir de antemano; prevenga con la madurez del reconsejo el punto más crudo.

No comenzar a vivir por donde se ha de acabar. Algunos toman el descanso al principio y dejan la fatiga para el fin: primero ha de ser lo esencial, y después, si quedare lugar, lo accesorio.

Hacen algunos mucho caso de lo que importa poco y poco de lo que mucho, ponderando siempre al revés. Muchos, por faltos de sentido, no le pierden. Cosas hay que se deberían observar con todo el conato y conservar en la profundidad de la mente. Hace concepto el sabio de todo, aunque con distinción cava donde hay fondo y reparo; y piensa tal vez que hay más de lo que piensa, de suerte que llega la reflexión a donde no llegó la aprehensión.

Hábito 4: Más se saca de la dependencia que de la cortesía.

Vuelve luego las espaldas a la fuente el satisfecho y la naranja exprimida cae del oro al lodo. Acabada la dependencia, acaba la correspondencia, y con ella la estimación. Sea lección, y de prima en experiencia, entretenerla, no satisfacerla, conservando siempre necesidad de sí aún al coronado patrón; pero no se ha de llegar al exceso de callar, para que yerre, ni hacer incurable el daño ajeno por el provecho propio.

Hábito 5: Buen entendedor.

Arte era de artes saber discurrir: ya no basta, menester es adivinar y más en desengaños. No puede ser entendido el que no fuere buen entendedor. Hay zahoríes del corazón y linces de las intenciones. Las verdades que más nos importan vienen siempre a medio decir; recíbanse del atento a todo entender: en lo favorable, tirante la rienda a la credulidad; en lo odioso, picarla.

Saber, o escuchar a quien sabe. Sin entendimiento no se puede vivir, o propio, o prestado: pero hay muchos que ignoran que no saben y otros que piensan que saben, no sabiendo. Achaques de necedad son irremediables, que como los ignorantes no se conocen, tampoco buscan lo que les falta. Serían sabios algunos si no creyesen que lo son. Con esto, aunque son raros los oráculos de cordura, viven ociosos porque nadie los consulta. No disminuye la grandeza ni contradice a la capacidad el aconsejarse. Antes, el aconsejarse bien la acredita. Debata en la razón para que no le combata la desdicha.

Hábito 6: No ser inaccesible.

Ninguno hay tan perfecto, que alguna vez no necesite de advertencia. Es irremediable de necio el que no escucha; el más exento ha de dar lugar al amigable aviso, ni la soberanía ha de excluir la docilidad. Hay hombres irremediables por inaccesibles, que se despeñan porque nadie osa llegar a detenerlos. escucharEl más entero ha de tener una puerta abierta a la amistad, y será la del socorro; ha de tener lugar un amigo para poder con desembarazo avisarle, y aun castigarle. La satisfacción le ha de poner en esta autoridad, y el gran concepto de su fidelidad y prudencia. No a todos se les ha de facilitar el respeto, ni aun el crédito; pero tenga en el retrete de su recato un fiel espejo de un confidente a quien deba y estime la corrección en el desengaño.

Hábito 7: Renueva tu brillantez.

El privilegio del fénix. La habilidad envejece y con ella su fama. La costumbre debilita la admiración y una mediocridad nueva frecuentemente eclipsa a la envejecida excelencia. Vuelve a nacer en cuanto a tu valor, tu genio, tu fortuna, en tu todo. Muestra novedad, aparece fresco cada día. Cambia también el escenario en el cual brillas, para que se sienta tu ausencia en los viejos escenarios de tus pasados triunfos, mientras la novedad de tus poderes gana el aplauso en los nuevos.

 

Estar en la cima de la perfección. No se nace hecho. Cada día uno se va perfeccionando en lo personal y en lo laboral, hasta llegar al punto más alto, a la plenitud de cualidades, a la eminencia. Algunos nunca llegan a ser cabales, siempre les falta algo; otros tardan en hacerse.

Gandhi dijo que si quieres cambiar el mundo debes empezar por cambiarte a ti mismo.Imposible

Si estás dispuesto a cambiar para que cambien las cosas, te recomiendo que te pongas en contacto con la delegación más cercana de Impulso Coaching de Negocios, la mejor manera de conseguir tus objetivos y los de tu empresa.

Juan  Díaz, coach de negocios en Delegación de Zaragoza de Impulso Coaching de Negocios.