3 Pautas para dirigir personas

Recientemente he publicado un artículo sobre la relación que existe entre los niveles del organigrama y la perspectiva temporal. Como siempre, me inspiro en problemas y situaciones comunes que yo vivo en las empresas con las que relaciono y, en este caso, quería remarcar la razón por la que es dificultoso para una persona compatibilizar determinadas funciones.

Al comentar lo que representan las líneas del organigrama abrí un melón inmenso y, cuando menos, quiero hacer algunas aportaciones al tema.

En este caso me voy a referir a la línea que une a un ejecutivo con las personas que tiene a su cargo y solo en relación a lo que implica DIRIGIR a estas personas. En otras oportunidades hablaremos de liderar, motivar, comprometer, desarrollar, etc.

Sigue leyendo

El organigrama y la perspectiva temporal.

En las pymes es muy normal que una persona desempeñe varias funciones simultáneamente. Normalmente estas se eligen de tal manera que estén muy interrelacionadas entre sí porque así se simplifica la gestión de la información y se evitan problemas de coordinación.

Esto tiene dos implicaciones muy importantes para el personal ejecutivo:

Sigue leyendo

Fusión de pequeñas empresas. Aspectos a considerar.

En este último mes me ha surgido varias veces el tema de la conveniencia de la fusión de empresas o, sencillamente, dejarse absorber y quería compartir con vosotros algunas consideraciones al respecto.

Al final incluyo un llamamiento a los gobiernos para que revisen algunas de sus estrategias de fomento de empresas.

Por qué fusionarse

Reconocer la situación
Andrea Piascquadio

Esta sensación de presión en los precios y en el servicio que sentimos no es ni mas ni menos que un tema de productividad y sistematización que, a su vez, están íntimamente ligados al tamaño de la empresa.

Sigue leyendo

Las rutinas. El mejor aliado contra el estrés

Las rutinas son una magnifica herramienta para mejorar la gestión del tiempo y luchar contra el estrés.

Han pasado 50 días desde que se declaró el estado de emergencia y nuestra vidas han sufrido un vuelco considerable y nos queda todavía unos cuantos revolcones más.

¿Os acordáis de los mensajes que recibíamos de psicólogos al principio en los medios de comunicación?

¡HAY QUE CREARSE RUTINAS!

Porque:

El control de rutinas
  • Nos descargan de tener que decidir constantemente que hacemos y que dejamos de hacer.
  • Nos ayudan a hacer cosas que tenderíamos a procrastinar.
  • Constituyen una parte muy considerable de la actividad humana.
  • Al ser repetitivas se puedes optimizar para hacerlas de la forma más eficiente.
  • Pueden ser depuradas para estabilizar la calidad de lo que hacemos.

El control de rutinas se convirtió, hace mucho tiempo ya, en un estándar en los procedimientos operativos de las empresas.

Y en cuanto a la productividad individual, solo tenemos que repasar los grandes hitos en las teorías al respecto; “Los 7 hábitos de la gente altamente eficiente” de Stephen Covey que marcó una época en la organización de las actividades, el método mucho más moderno Zen to Done de Leo Babauta, basado en el desarrollo paulatino de 10 hábitos y, el que le da definitivamente un lugar predominante, el método Harada.

Pero las rutinas tienen tambien sus problemas:

  • Muy frecuentemente nos quedamos enganchados a rutinas que ya no tienen ningún sentido que dilapidan nuestro tiempo y nosotros somos incapaces de detectarlo. Periódicamente y también como una rutina, hay que autoauditarse…
  • Las rutinas se pierden muy rápidamente, en mi percepción como 3 veces más rápido de lo que cuesta implantarla. En muchísimas ocasiones me he encontrado que a la vuelta de las vacaciones se habían abandonado rutinas que había costado meses implantar y que estaban funcionando bien.

En realidad, gran parte de la angustia que tenemos al volver al trabajo se debe a que hemos perdido las rutinas y esto nos provoca una mayor carga mental y emocional.

¿Por qué os cuento esto?

 Pues porque vamos a pasar muchos meses sometidos a muchos cambios y cada cambio nos produce una sobrecarga hasta que lo “normalizamos” y quería que fueseis conscientes de que disponéis de esta herramienta.

Si mantenemos un conjunto de rutinas diarias y semanales que vamos adaptando a las circunstancias llevaremos mucho mejor el periodo de incertidumbres que nos toca vivir.

El empresario se enfrenta a un universo de problemas diferentes; rodéate de personas que te ayuden a resolverlos, en SECOT.org puedes encontrar directivos experimentados que te apoyarán desinteresadamente.

Un abrazo.

Salvador Minguijón Pérez

Claves para poder disfrutar de una actividad directiva

En las empresas tenemos el reto de ser permanentemente más productivos o vivir el infierno de luchar por sobrevivir.

La creciente complejidad de la gestión y el dinamismo del mercado, que nos está exigiendo tener personal más cualificado y especializado, nos empuja a contar con estructuras más solidas (y ligeras a su vez). Es decir, más grandes y/o más organizadas. Recordemos que el tamaño de la empresa muestra una marcada relación con la eficiencia de la empresa y su productividad.

También sabemos que en muchas empresas españolas el limite de crecimiento está fijado por la saturación de los propios directivos debido a que, en relacion a los paises con más influencia Luterana, no planificamos mucho, no delegamos bien y somos bastante temerosos de implantar trabajo en equipo.

Imagen de Bronislaw Drózka en Pixabay

Hay que recalcar que la única actividad que es propia vuestra y que no podréis delegar es la planificación, es decir, decidir que se va a hacer, con que secuencia y con qué medios. Sois el director de la orquesta y no vale con que asumáis el papel del pianista por muy buenos que seáis.

Dentro de esta planificacion tenéis que contemplar aspectos que mejoren:

  1. El desarrollo profesional de vuestro personal
  2. El desarrollo de la organización (la sistematización)
  3. La delegación.

Estos tres puntos son lo que os posibilitarán crecer sin saturaros y, hoy por hoy, suponen una carrera si fin en la que es mucho más importante la perseverancia que la rapidez.

El empresario se enfrenta a un universo de problemas diferentes; rodéate de personas que te ayuden a resolverlos, en SECOT.org puedes encontrar directivos experimentados que te apoyarán desinteresadamente.

Un abrazo.

Salvador Minguijón Pérez

Senior de SECOT – Seniors Españoles para la Cooperación Técnica.

Asesor en Organización Empresarial y Mejora del Desempeño Profesional y de Equipos.

Email: salvadorminguijon@salvador-minguijon.es

Tel.: +34 649 49 17 70

Skype: sminguijon

Linkedin

Blog

Líderes con buen rollo; como sobrellevar el egoísmo de los colaboradores

Entre los empresarios y directivos con los que he trabajado hay un alto porcentaje que valoran mucho un buen ambiente de trabajo, es decir, que asumen como propia la responsabilidad de crear un entorno colaborativo y respetuoso con las necesidades de sus colaboradores.

Normalmente esto se traduce en la práctica en que, en base a una relación de confianza, se incurren en algunos errores; se flexibilizan las normas, no se controla o exige el rendimiento, no se reacciona cuando es necesario ni con la rotundidad suficiente, se evita la confrontación, etc.

Casi inmediatamente emerge una dificultad al aplicar estas políticas: se generan muchas casuísticas que los colaboradores interpretan como “agravios comparativos”, independientemente de que estén o no justificados y sean o no reales, y, o bien dedicamos mucho tiempo a solucionar estos conflictos o se nos va creando una bola que estalla en el momento más inoportuno.

A pesar de todo, este problema suele ser llevadero si se han seleccionado personas a las que también les vaya el buen rollo y, efectivamente, esto suele ser así porque, de alguna manera, el líder ha detectado la buena química que le emana de estas personas y viceversa.

Ahora bien, el problema grave es cuando hay que asignar algo escaso como, por ejemplo, vacaciones, puentes, un nuevo puesto, horarios, etc. Aquí hace su aparición una nueva emoción que puede no detectarse en situaciones “normales”: el egoísmo.

La manifestación del egoísmo genera una gran frustración en el líder, que tiene la percepción de que se abusa de su buena voluntad y que se desprecian sus esfuerzos por generar un buen ambiente en el trabajo.

Conviene no confundir egoísmo con egocentrismo puesto que no van siempre unidos; es bastante frecuente encontrarnos con personas egocéntricas que son muy altruistas.

Mientras que el egocentrismo es muy fácil detectarlo en una conversación o entrevista, el único modo que yo conozco de detectar a un egoísta pasa por hablar con personas que hayan tenido que compartir cosas escasas (por ejemplo, recursos en el trabajo) con él. Agradecería mucho cualquier pista sobre alguna otra metodología. ¿Quizás en las pruebas de selección grupales o con algún juego en el que tenga que gestionar la escasez?

Bueno, la cuestión ahora es como sobrellevamos esto.

Lo primero a lo que yo te invitaría es a no tomártelo tan a pecho; al fin y al cabo, una parte de tu malestar se debe a las expectativas que tú mismo te habías creado. No tienes ningún derecho a esperar un comportamiento altruista de la gente, ni siquiera como respuesta a algo que tu des desinteresadamente. Aunque no es algo que te pueda recomendar de una forma general, por tu salud emocional es mejor que en ciertos casos adoptes la actitud de “dar sin esperar nada a cambio”. Y si quieres algo a cambio plantealo desde el principio de una forma clara, inequívoca y de tal manera que quede constancia.

La segunda cosa que yo te recomendaría es que sigas fomentando el buen rollo pero que también cumplas con la obligación de crear un sistema de trabajo en el que la gente pueda referenciarse, es decir, algunas normas de obligado cumplimiento, responsabilidades claras, control de la productividad, respuestas rápidas y proporcionadas a los incumplimientos … etc.

La tercera es que seas consciente de que el problema está acotado a tu relación con algunas personas en particular y a este aspecto en concreto y que esto no te puede llevar a extrapolarlo a toda la humanidad.

La verdad es que es muy triste ver sufrir a un ejecutivo comprometido con el desarrollo de su personal cuando siente que su gente le ha decepcionado, en muchas ocasiones de una forma injusta y miserable.

El empresario se enfrenta a un universo de problemas diferentes; rodéate de personas que te ayuden a resolverlos, en SECOT.org puedes encontrar directivos experimentados que te apoyarán desinteresadamente.

Un abrazo.

Salvador Minguijón Pérez
Senior de SECOT – Seniors Españoles para la Cooperación Técnica
Asesor en Organización Empresarial y Mejora del Desempeño Profesional y de Equipos.
Email: salvadorminguijon@salvador-minguijon.es
Tel.: +34 649 49 17 70
Skype: sminguijon
Linkedin
BLOG

Ventajas y desventajas de la experiencia en los directivos

Acabo de terminar un proyecto y, dentro de las lecciones aprendidas me toca hacer una reflexión sobre las ventajas y desventajas que la experiencia de los directivos participantes ha aportado.

La experiencia conlleva principalmente capacidad para resolver problemas rápidamente. Nos permite echar mano de la memoria procedimental, es decir, sabemos cómo solucionarlo porque ya hemos hecho alguna vez esto mismo o algo muy parecido. Y se hace con la seguridad suficiente como para transmitir la confianza que, en algunos casos, es la clave para que la cosa funcione.

Ligado a eso y como contrapartida, nos aporta una seria dificultad para identificar el problema si no responde al encasillamiento que hemos realizado en una evaluación rápida. Incluso aunque sea muy obvio.

Tampoco es despreciable, especialmente en organizaciones complejas (más matriciales que jerarquizadas) la habilidad política (aquí os pido que hagáis el esfuerzo de eliminar la connotación negativa que solemos ligar a este concepto) entendida como los mecanismos que regulan la toma de decisiones en la organización, por lo que resulta más fácil conseguir los recursos necesarios para hacer las cosas.

La parte negativa de esta habilidad es que se ha “aprendido” que se suelen castigar mucho más los errores que premiar los logros por lo cual la gente con experiencia se vuelve muy cautelosa y pondera en exceso los riesgos que, para su propia carrera, conlleva la toma de decisiones.

También se pueden encontrar con cierta frecuencia conductas “extrañas” que se supone que pueden tener su origen en vivencias desagradables. En muchas ocasiones estos comportamientos son muy difíciles de reconducir y resultan muy perturbadores en las organizaciones.

Los directivos con poca experiencia son muy lentos e inseguros a la hora de decidir porque tienen que pasar por una fase de análisis o de consenso que forzosamente lleva su tiempo. Hoy en día suelen tener bastantes conocimientos, pero les cuesta mucho llevarlos a la práctica porque no visualizan su aplicación.

Lógicamente son muy propensos a colapsarse y sufrir estrés debido a la acumulación de problemas sin resolver.

Con todo y ello, el mayor problema es que en ocasiones “no saben lo que no saben” con lo cual no se les ocurre buscar soluciones o apoyos para enfrentarse a cosas complejas; la gestión de personal y las habilidades políticas suelen estar entre las más críticas porque en estos campos es difícil corregir los errores.

En contrapartida profundizan mucho en el problema y aportan muy buenas soluciones.

En definitiva, un proyecto basado en personas sin experiencia es como un libro en blanco, tiene todo el potencial para ir creando una chapuza o una obra de arte, mientras que con personal con experiencia es bastante fácil predecir cómo acabará la historia y cuánto tiempo va a tardar.

En el proyecto concreto sobre el cual yo estoy recapacitando, la ilusión, la visión y el empuje lo aportaban las personas con experiencia. Curioso ¿verdad? Parece que la creencia generalizada es justamente la contraria. Aunque no estoy seguro de que esto no sea una particularidad de esta empresa …

 

Salvador Minguijon

FORMACIÓN, MOTIVACIÓN Y ÉXITO EN VENTAS

¿Por qué la Formación unida a la Motivación da Éxito en Ventas?

Decía Victor Küppers en alguno de sus libros, que vender es fundamentalmente ayudar a la gente. Así mismo lo entiendo yo. Alguien tiene un problema y necesita a un vendedor que le proporcione una solución. Ciertamente, hay demasiada gente que se dedica a las ventas y que no encajan en esta tesis, pero no por ello es menos cierta.

Por ello, la venta, como el coaching, son profesiones que tienen la capacidad de mejorar el estado de ánimo de los demás. Es difícil imaginar que alguien se pueda deprimir porque le hayamos solucionado un problema, más bien al contrario. Podríamos incluso decir que un vendedor es una persona que se ocupa de hacer felices a los demás proporcionando soluciones a sus necesidades.

Trate de imaginar a mi amigo Alejandro, quien, dentro de unos días, estará frente al vendedor de una conocida relojería de Zaragoza. Dará el sí quiero a un flamante Longines Hydroconquest automático con bisel cerámico, a punto de levitar con su sonrisa de oreja a oreja en el colmo de la felicidad, mientras piensa “malditos y seductores Longines”.

 

Igual de fácil resulta pensar en ese vendedor, satisfecho de su actuación, orgulloso por el deber cumplido. Pero sobre todo con el premio añadido de verse una vez más, capaz de hacer felices a otros.

Podríamos buscar ejemplos más enrevesados, menos evidentes, pero siempre será un caso parecido. Una persona con capacidad para hacer que sus clientes se sientan mejor tras su visita y de obtener la grata satisfacción que ello conlleva.

Todo esto para decir que el trabajo de vendedor es uno de los que realmente vale la pena, de los que más satisfacciones generan a quien lo desempeña.

Ahora bien, es evidente que todo esto solo tiene sentido si se superan unos mínimos niveles de éxito. Nadie puede estar satisfecho ni motivado rebotando de fracaso en fracaso. Por ello, no deja de sorprenderme el desinterés de muchas empresas por formar convenientemente a sus vendedores.

Cuando imparto mi curso de productividad personal “De Gracián a Harada” siempre comienzo por la frase de Paul Meyer que dice que “La productividad nunca es un accidente. Es el resultado de un compromiso con la excelencia, la planificación inteligente y el esfuerzo enfocado”.

El éxito comercial tampoco es casual, sino el fruto de una planificación, estrategia y metodología que se deben aprender y perfeccionar con el paso de los años. Ni siguiera la experiencia es garantía de éxito. Somos muchas veces las personas que más años llevamos en ventas las que más tendencia tenemos a confiar en nuestra intuición y a saltarnos el método. No olvidemos que la Formación unida a la Motivación da Éxito en Ventas.

Por otro lado, es demasiado habitual encontrarse con empresas que desconocen que la mejora de las capacidades, independientemente de la profesión, es uno de los factores que más contribuyen a la motivación. El sabernos mejores que ayer, pero peores que mañana; y aquí, la formación es una clave imprescindible.

Por ello, quiero invitarte a 2 jornadas gratuitas pero muy interesantes que se van a impartir en el Campus Ibercaja de Desarrollo Empresarial:

Reserva tu plaza antes de que se agoten!!!

Juan Díaz, coach de negocios en Impulso Coaching de Negocios. Zaragoza.

DIFERENCIARSE Y CUMPLIR CON LAS EXPECTATIVAS DEL CLIENTE

No es que diferenciarte garantice tu calidad de vida, pero no hacerlo te condena a luchar por la subsistencia todos los días.

Hay una máxima que dice que los mercados tienden a la perfección, lo cual quiere decir que los clientes conocen cada vez mejor la oferta de todos sus posibles proveedores y estos, a su vez, a sus clientes.

Internet, y más concretamente los buscadores, ha sido una verdadera revolución en el sentido de que todos los clientes tengan acceso a todas las ofertas. Un ejemplo que conocemos muy bien son los hoteles ¿verdad? Pero ¡atención! porque los que conocen realmente bien a los clientes son las plataformas y redes tipo booking y similares, las cuales, naturalmente, pueden tener tentaciones de utilizar este conocimiento para “orientar” al cliente hacia lo que le aporta más beneficio.

Así que hemos pasado de una asimetría de la información, en la cual las empresas tenían más información que sus clientes y la utilizaban para dar un “servicio” que estos valoraban y pagaban, a que los clientes tengan más información que nosotros mismos. No solo de la competencia, sino que, a veces, de ¡nuestro propio producto o servicio! Es algo imparable y que está sucediendo en todos los mercados.

Así las cosas, DIFERENCIARTE para poder acceder a un nicho de mercado suficientemente jugoso es vital. En realidad siempre lo ha sido. Era una de las claves que te permitía trabajar con un buen margen (la otra era la falta de información del cliente). Lo que sucede ahora es que tienes que CUMPLIR CON LAS EXPECTATIVAS DEL CLIENTE porque además de que perder clientes es facilísimo y rapidísimo, también lo ha sido siempre, las propias plataformas y redes ponen a su disposición medios muy potentes (y muy poco filtrados) para que puedan divulgar su valoración sobre nosotros.

El próximo día 19 de septiembre en Ibercide dedicaremos una mañana a analizar estas y otras cuestiones relacionadas con lo que podemos hacer para captar y convertir clientes nuevos o activar a los durmientes.

Tienes más información aquí https://impulsocoacharagon.com/2019/08/02/taller-gratuito-19-9-19-como-conseguir-mas-clientes-y-activar-a-los-durmientes/

Reserva tu plaza o las que necesites pero no esperes al último momento porque el aforo está limitado.

Un saludo.

Salvador Minguijón
Coach Empresarial
Impulso Coaching de Negocios, Delegación Aragón.

LA PERVERSIÓN DEL SENTIDO DE LAS REUNIONES DE TRABAJO

DIAGNÓSTICO ON-LINE GRATUITO

Sin ninguna duda las reuniones de trabajo son la principal herramienta con la que cuenta un directivo para influenciar en las creencias, y por lo tanto, en los comportamientos de su equipo. ¿Por qué hay perversión de las reuniones de trabajo?

Las reuniones operativas periódicas son una de las cosas que más rápidamente se pervierten en una empresa.¿Cómo hacer reuniones periódicas efectivas?

Reunión de Trabajo

Perversión de las reuniones de trabajo

EL PROBLEMA es que “derivan” a emplearse para:

– Los jefes para repartir órdenes o para que se les informe.

– Los miembros para diluir las responsabilidades de las decisiones o eludir conflictos.

– Se tiende a aceptar lo que alguien defienda vehementemente o a rechazar lo que alguien vete.

-Aprovechar la reunión para interactuar con alguien, bien porque se quieran testigos, bien porque no se valore el tiempo de los demás.

– Eludir la responsabilidad sobre la propia planificación y utilizar la reunión para priorizar nuestras actividades.

 

EL SENTIDO  de estas reuniones periódicas efectivas tiene que ser:

– Compartir la visión de la situación actual.

– Compartir la visión de a dónde nos dirigimos.

– Informar a nuestros compañeros de temas que les afectan o les van a afectar.

Es decir, prevenir las discrepancias en las decisiones dado que la mayoría se generan por no respetar estos tres puntos.

Desde luego, no deben utilizarse para: tomar o discutir decisiones o analizar temas. Para esto, si es necesario, se puede convocar una reunión concreta.

Respetando estas reglas se entiende que sea conveniente hacerlas de pie y que la duración esté limitada a unos minutos.

Normalmente nuestra mayor queja con respecto a las reuniones es que nos hacen perder tiempo, pero hay otra cosa mucho, muchísimo, peor: NOS INYECTAN UNAS CREENCIAS QUE LUEGO NOS LIMITAN EN NUESTRO TRABAJO.

Por ejemplo, creencias como “hay que consensarlo todo”, “antes de ejecutar algo hay que informar en la reunión”, “yo propongo y en la reunión se acepta o se rechaza”, “de la reunión salen mis prioridades”, etc.  no hacen otra cosa más que distorsionar la asunción de nuestras propias responsabilidades y limitar nuestra madurez profesional.

De hecho en muchas empresas este tipo de reuniones existieron y se cancelaron …

En Impulso te podemos ayudar a alinear los objetivos del equipo con los de la empresa y a cambiar los modelos de organización y gestión.

¿Quieres instaurar una mecánica de reuniones operativas sistemáticas que garantice que todo el mundo vaya en la misma dirección? ¿Quieres revisar la manera que lo estás realizando?

Contacta con nosotros.

Salvador Minguijón Pérez salvadorminguijon@impulsocoach.com

Delegado en Zaragoza de Impulso Coaching de Negocios S.A.