CREENCIAS Y COMPORTAMIENTOS

¿Te tienes que resignar a que tu gente sea como es?

Es lo mismo que preguntar ¿Eres libre de pensar como quieras y actuar como desees?

Obviamente SÍ. A través de la voluntad y el esfuerzo. Lo que sucede es que si esto no va en el sentido de la corriente de nuestras pasiones, creencias o hábitos tiene muy pocas posibilidades de mantenerse en el tiempo.

Las creencias son ese cúmulo de cosas que damos por ciertas y a cuya luz vemos (interpretamos) lo que sucede.

Nos hacen ver el mundo de color rosa, negro, etc.

Las adquirimos a través de nuestras vivencias, lo que vemos en las personas de referencia, las historias que nos cuentan, etc. la mayoría antes de los cuatro años de edad.

Así que la tendencia de tu gente será la de pensar y actuar de acuerdo con sus creencias porque es lo que es coherente con “la realidad” que ellos perciben.

No nos es nada extraño admitir que cuando conocemos las creencias de alguien podemos inducir fácilmente que es lo que va a pensar sobre algún tema determinado.

Lo que nos es más extraño es asumir que estas creencias puedan condicionar como hablamos, escuchamos, que es lo que nos molesta, que tipo de actividades haremos bien y en cuales tenderemos a ser más flojos, cual será nuestro mecanismo de aprendizaje, con quien nos llevaremos bien, mal, etc.

Utilizamos intuitivamente esta relación para adaptar nuestra comunicación al carácter de nuestro interlocutor. Teofrasco fue el primero en plasmar esta intuición en una clasificación de caracteres (manera de pensar y actuar de una persona o una colectividad) en cuatro grupos: melancólico, flemático, colérico y sanguíneo.

Siguiendo con este razonamiento y utilizando como ejes divisores la introspección/extroversión y la orientación a la emoción/razón, Marston (1928) nos propuso el modelo DISC con los 4 caracteres básicos, que corresponden también a 4 creencias básicas.

DISC

La aportación principal es que reconoce la complejidad humana y asume que todos tenemos estas cuatro creencias en diferentes grados; es la relación entre ellas la que definitivamente conforma nuestro comportamiento.

En la actualidad hay evaluaciones que son capaces de parametrizar miles de patrones de comportamiento diferentes hasta un grado de precisión que resulta incluso perturbador.

¿Somos libres?

Por supuesto que sí. Tanto más cuanto mejor nos conozcamos a nosotros mismos y a las personas de nuestro entorno (dice mi rasgo CUMPLIDOR …) pero es que además las creencias pueden evolucionar si nos damos la oportunidad de adquirir nuevas vivencias.

Cultivar tus creencias de acuerdo con tus valores te aproxima mucho a la felicidad…

Volviendo a la pregunta original.

¿Te tienes que resignar a que tu gente sea como es?

NO. Preocúpate de conocer sus creencias, respetarlas y tenerlas en cuenta en tu juicio sobre su desempeño pero ayúdale a que se replantee las que les están machacando.

Para esto, seguro que te ayuda conocer la herramienta DISC y por ello te invito a que asistas a la jornada gratuita que vamos a impartir el próximo día 17 de marzo, jueves, en IBERCIDE “DIAGNOSIS, TRANSFORMACIÓN Y ALINEACIÓN DE LA CULTURA DE EQUIPOS (Motivadores – DISC)”.

Salvador Minguijón, director Delegación Aragón de Impulso Coaching de Negocios.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s