La influencia del grupo

En el ultimo taller surgió una pregunta sobre como movilizar la voluntad del típico miembro toxico de nuestro equipo, es decir; que ni quiere, ni quiere que los demás quieran.

La respuesta era que una vez quemados todos los cartuchos individuales siempre nos queda la presión del grupo; si todos se mueven, y es una persona normal, él no se va quedar quieto. Evolucionará con el grupo y, de hecho, frecuentemente mejor porque se le ha resuelto un conflicto del que no sabía salir.

¿Os habéis fijado en el último niño? No se cae… se tira para ser como sus compañeros y se siente muy feliz por ello!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.