Como revertir una actitud laboral (o política) conflictiva.

Recientemente un cliente reflexionaba sobre cómo había logrado pasar de una situación crítica con los representantes sindicales a crear un ambiente de trabajo relajado y ejemplarmente colaborativo y productivo. Una verdadera revolución cultural implantada en poco más de un año con unos resultados empresariales por encima de cualquier expectativa por optimista que fuese.

Es posible que su análisis no sea extrapolable a todos los casos (¿o quizás si?) pero le he pedido permiso para compartirlo porque creo que es un testimonio muy valioso.

“En cuanto a …., yo puedo hablar de lo que aquí hemos vivido y que podría resumirse de la siguiente manera:

En primer lugar hay que entender y asumir que se ha creado un muro entre ambas  partes, este se ha ido formando poco a poco, y la escalada del conflicto ha ido creciendo.

¿Cómo se ha ido formando este muro? pues ambas partes han contribuido a hacerlo poniendo cada uno su ladrillo. Seguro que cada uno tiene su parte de responsabilidad.

En un primer momento, el conflicto existe pero no se manifiesta, y después va pasando de una cierta incomodidad a la tensión, a partir de ahí la comunicación entre las partes se cambia, se hace prácticamente nula.

Cada uno nos posicionamos en una parte de la mesa y comienzan las hostilidades. Cada parte empieza a interiorizar su rol y comienza a tener actitudes estereotipadas (Empresario enemigo del sindicato).
Sigue creciendo la hostilidad y esta ofuscación nos lleva a tener una comprensión inadecuada de las situaciones, y ya el muro que nos separa está muy alto y lo rematamos con actitudes agresivas, ya está dinamitada la relación: “conmigo o contra mí”.

Hay que romper este muro y no va a ser fácil, para lo cual deberemos intentar comenzar a desmontarlo poco a poco.

1- Reconocer la existencia del conflicto, parece obvio, pero con las relaciones tan rotas requiere de un gran esfuerzo por ambas partes, hay que asumir que la existencia de conflictos no mana por sí misma, sino que es una oportunidad de aunar varios intereses y clarificar expectativas. Debemos de olvidar los rencores existentes y mirar hacia el futuro y no estar siempre viviendo en el pasado, los problemas enquistados etc. …

manos2-  Realizar un análisis objetivo de la situación, lo que implica  reconocer distintos puntos de vista.

3- Por acción, omisión, presunción….. por muchos motivos tú (nosotros) has aportado algo a esta situación. Hay que identificarlo, reconocerlo y corregirlo.

4- Gestionar la diversidad, elegir una estrategia en la que todas las partes se puedan sentir representadas.
Para ello hay que cambiar la comunicación (intentar que las reuniones sean constructivas, valorando diferentes alternativas), el tono debe ser diferente, tenemos que  romper los estereotipos, obviar lo negativo y buscar un punto de encuentro (que seguro que lo hay) y trabajar sobre él, congratularse ambas partes por los puntos de encuentro, favorecer el famoso win-win, (todos ganamos).

Bueno creo que me he enrollado demasiado…………….pero, como he dicho al principio, ha sido nuestra experiencia.”

Para mí, este testimonio, es la constatación de que un líder debe, en primer lugar, liderarse a sí mismo. Tienes que ser:

– Capaz de hacer una introspección y entender que es lo que le está llevando a tener determinadas actitudes.

– Ser suficientemente honesto como para juzgar si estas actitudes le está llevando a donde él quiere o debe ir.

– Tener el enorme valor de corregirlas.

Reflexionar- Ser honesto- Ser valiente

Fácil, ¿verdad? Pero entonces ¿cómo es posible que nos resulte tan complicado?

Pues en primer lugar porque tenemos muchos mecanismos neurológicos que nos llevan a tener inequívocamente identificados a nuestros enemigos y a estar atentos para interpretar las amenazas que suponen el más mínimo de sus gestos.

En segundo lugar porque esta visión la compartimos con todo nuestro equipo, con el cual nos sentimos comprometidos para luchar contra el enemigo común, reforzando el odio y no cediendo en ninguna batalla.

Por ello es difícil empezar a hacer un cambio de este tipo sin apoyo y más difícil todavía es que esta ayuda la recibamos de nuestro propio entorno, que estarán tan bloqueados como nosotros mismos.

Si tienes un problema de bipolarización en la empresa no lo pienses mucho; busca alguien que, por lo menos, te ayude a identificar lo que está pasando, preferentemente un buen profesional que no tenga la presión de mantener tu amistad u otros intereses que le lleven a refrendar tu propia visión.

Salvador Minguijón.

Un pensamiento en “Como revertir una actitud laboral (o política) conflictiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s