TRES HABITOS CLAVE PARA QUE EL TIEMPO NO SE TE ESCAPE

Te invito a que hagas una prueba durante un día; averiguar qué porcentaje de tu tiempo laboral lo has dedicado a cosas que no estaban sujetas a un compromiso temporal menor de una semana (No Urgentes) y que tú mismo habías decidido previa y reflexivamente realizar este día (vamos a presuponer que lo hiciste porque para ti son Importantes).

Si estás por encima del 30% podemos inducir que mantienes un cierto control de tu propio desempeño profesional a medio y largo plazo.

Este porcentaje es una buena aproximación para un ejecutivo o empresario medio. Obviamente no en todos los trabajos es igual; no es lo mismo en el caso de un operario de una línea de montaje que el de un gerente de una gran empresa. En el primero puede ser razonable un 5-10% del tiempo y el segundo quizás es conveniente que supere el 60% del tiempo, pero 30% puede ser una buena aproximación para un ejecutivo o empresario medio.

Un inciso para directivos: “Un empleado que no pueda controlar un porcentaje razonable de su tiempo difícilmente se sentirá responsable y comprometido con sus resultados. Con suerte, lo hará respecto a su esfuerzo y/o dedicación, descargando la responsabilidad de los resultados en su inmediato superior”

Si no llegas a dedicar este 30% de tu tiempo a las cosas Importantes-No Urgentes, es tónica normal que lo achaquemos a circunstancias externas: la situación actual, mi jefe, las reuniones, etc.

¡¡ NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD!!

¡El origen está invariablemente en nuestra propia relación con el tiempo!

El concepto del tiempo (junto con el simbolismo) son los últimos “descubrimientos” del cerebro humano y parece que necesitaremos algunos miles de años más para procesarlos correctamente, mientras tanto no queda otra solución que adquirir determinadas habilidades y hábitos para gestionarlo adecuadamente.

La verdad es que los continuos bombardeos de estímulos a los que estamos sometidos actualmente no favorecen mucho el que nos centremos en el uso de nuestro precioso (por lo escaso y limitado) tiempo… quizás por eso la adopción del método GTD de David Allen supuso un enorme alivio para toda una generación.

Desde entonces las tecnologías han seguido empujando frenéticamente el flujo de información y los métodos de gestión de tiempo (en realidad de actividades) se han ido perfeccionando adaptándose a estas nuevas presiones. Por ejemplo Covey, ZTD, Harada, Mindfullness, etc.

Si tuviese que extraer 3 directrices comunes e importantes de estos sistemas, yo elegiría:

– Ni te fíes de la memoria ni utilices tu cerebro para algo tan tonto como “tener presente” las cosas. ANOTA TODO.

– En un momento de reflexión organízate una agenda temporal y ESFUERZATE EN CUMPLIRLA lo mejor que puedas.

– Haz una cosa detrás de otra y CONCENTRATE EN HACERLA LO MEJOR POSIBLE olvidándote de todo lo demás.

¿Cuáles serían para ti estos 3 hábitos claves?

Cada uno de nosotros tiene unos ladrones de tiempo determinados y por ello debemos hacer hincapié en una u otra cosa pero, de cualquier manera, la adopción de un sistema para la gestión de tus actividades en el tiempo, te hará ser…, sobretodo,…

… ¡¡ MÁS LIBRE!!

Salvador Minguijón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s